Home Manual Tools Resources About Contact
Capítulo 5. Crear una nueva síntesis: el periodismo emergente
Anterior     Siguiente

Capítulo 5. Crear una nueva síntesis: el periodismo emergente

El proyecto “Uncommon Economic Indicators” del Programa de Brian Lehrer

En 2007, el Programa de Brian Lehrer de WNYC lanzó una ambiciosa iniciativa de crowdsource/periodismo ciudadano como parte de su proyecto Uncommon Economic Indicators. Se hizo para agregar profundidad a los reportajes sobre cómo la recesión había afectado al área metropolitana de Nueva York.

Como parte del proyecto, WNYC creó un manual por Internet sobre crowdsource que es una guía importante sobre cómo iniciar un proyecto parecido en las estaciones. Un aspecto valioso del manual son 10 consejos basados en las experiencias del programa con crowdsource por más de tres años.

¿Por qué se comprometió la estación a crowdsource? De acuerdo a la directora de proyectos Annie Schreffler, Brian Lehrer hacía mucho había abogado por la participación de los radioyentes en los noticieros. Como dice el manual: “Valoramos las nuevas maneras de colaborar con nuestros radioyentes y buscamos constantemente métodos innovadores para hacerlo.”

El proyecto de WNYC destaca en parte porque la estación no simplemente abrió su sitio de Internet y aceptó contenido, sino que modeló el tipo de información sustantiva que esperaba recibir y también guió a los supuestos periodistas ciudadanos. Por ejemplo, compartió con los lectores el Principles of Journalism y Schreffler presentó el primer reportaje como punto de referencia. Tampoco vaciló en remover material inapropiado (aunque Schreffler dice que la comunidad de radioyentes frecuentemente corrige ella misma los errores).

Schreffler es apasionado de crowdsource como un instrumento para agregar una dimensión valiosa adicional a la cobertura del Programa de Brian Lehrer, para complementar el reportaje profesional. “La caída del Dow durante el inicio de la recesión no tuvo sentido para la mayoría de los radioyentes mientras que los informes por parte de los radioyentes sí,” ella afirma. “De repente todo el mundo tenía a dónde ir para compartir algo.” Dice que parte del desafío de un proyecto de periodismo ciudadano es, francamente, “convencer a los periodistas profesionales a que entreguen el micrófono a otra persona.”

El personal del programa facilitó la participación de los radioyentes. Aunque las fotos del proyecto estaban en un sitio de Flickr, los radioyentes no tuvieron que registrarse con Flickr: pudieron entregar sus videos directamente por medio de la página del proyecto. Schreffler también enfatizó que los límites presupuestales los forzó a ser ingeniosos, especialmente aprovechando los instrumentos gratuitos del Internet como Google Maps o la página grupal en YouTube.

From Youtube
From Youtube

La cortesía también tiene un papel crítico: Schreffler enfatiza que es absolutamente crítico reconocer públicamente las contribuciones y esfuerzos de los radioyentes, ya sea con una mención en el sitio de Internet o por medio de eventos como uno en el cual se presentaron y honraron los mejores videos en “Uncommon Indicators” generados por radioyentes.

Schreffler aconseja que si lanza una iniciativa de crowdsource durante la programación regular, que se cerciore de mantener un banco de datos de los contribuyentes (especialmente de los que tienen habilidades especiales) para que pueda comunicarse con ellos directamente en un desastre. Hace notar que por su propia cuenta ha aprendido a crear un sito Ushahidi para que pueda contribuir sus servicios.

La combinación de aparatos móviles y medios sociales de comunicación tienen la posibilidad de transformar la cobertura de un desastre en un nuevo híbrido que combina lo mejor del periodismo profesional y del “periodismo ciudadano” posibilitado por el Internet. [15]

Debido a que la conducta emergente de la cual se ha hablado es común en desastres, en el resto de este documento la forma híbrida será llamada “periodismo emergente.” [16]

El aspecto social de los nuevos medios de comunicación facilitará este cambio. Como han descubierto las organizaciones que han comenzado a usar Wikis internamente, cuando hay una plataforma que permite a la gente de una gran variedad de antecedentes, experiencias y perspectivas contribuir y compartir información, lo que resulta es una totalidad que es mayor que la suma de sus partes – una combinación de intercambio, debate, y falta de distinciones arbitrarias sobre el valor de las contribuciones en base a su postura, que conlleva a una síntesis y nuevas perspectivas que no podrían surgir de ningún solo individuo, sin importar su inteligencia o experiencia.

Quizás el ejemplo más gráfico de este fenómeno es Intellipedia, el Wiki seguro establecido después del 9/11 para permitir “flatter”, el compartir datos dentro de la comunidad de intelectualidad. Utiliza el mismo software de fuente abierta utilizado por Wikipedia, permitiendo a los analistas de inteligencia compartir información a través de Intelink, el sito intranet clasificado del gobierno federal. Mientras que la mayoría del uso de Intellipedia nunca es visto por el público, un ejemplo de la habilidad de esta plataforma de compartir y evaluar información rápidamente fue cuando el avión de Corry Liddle, el pitcher de los New York Yankees, se estrelló contra un edificio. Los analistas de una variedad de agencias emitieron 80 actualizaciones de información en dos horas, incluyendo el descubrimiento de que no era un ataque terrorista. [17]

Hasta la fecha, el “periodismo ciudadano” ha sido examinado mayormente como un fenómeno distinto al trabajo realizado por periodistas profesionales. ¿Pero qué tal que las emisoras de radio pública integraran esta información crowdsource con sus propios recursos, y qué tal que hubiera un diálogo con los contribuyentes? Resultaría en un nuevo tipo de cobertura parecida a la conducta emergente que investigadores han documentado en desastres: el “periodismo emergente.”

Esto podría ser especialmente relevante en un desastre cuando el personal noticiero de la estación, sin importar su tamaño, estaría rápidamente abrumado por el volumen de información y, en muchos casos, por la necesidad de monitorear un área geográfica grande.

Sin olvidar que aunque nunca se han conocido en persona, muchos de sus radioyentes podrían ya conocerse a través de las redes sociales, las cuales abarcan desde Twitter hasta los streams de comentarios en el sitio de Internet de su estación.

Cuando ocurre un desastre, las redes sociales no sólo permiten que ocurra la conducta emergente, la fomentan, ya que estas comunidades virtuales entran en acción instantáneamente y son capaces de actuar en colaboración con más rapidez que lo han hecho personas desconocidas en desastres pasados. Los líderes responsables que consistentemente proporcionan información valiosa (investigadores les llaman “High Yield Twitterers” [18] ) podrían ya haber sido identificados y otros depender de ellos mientras que otros podrían estar contentos simplemente repitiendo información a sus redes. Cada uno tiene un papel importante. Y como hace notar Leysia Palen, investigadora de desastres, los miembros de estas redes sociales virtuales que podrían estar a miles de millas del desastre contribuyen con frecuencia información valiosa. [19]

Los análisis de información crowdsource recibida de las redes sociales en desastres pasados han demostrado que mucha de la información reunida y compartida por medio de las redes sociales contiene los mismos elementos clásicos que los periodistas profesionales contribuyen, es decir: quién, cuándo, dónde, por qué, y cómo. [20]

Sin embargo, lo que no sucederá en un vacío es que los periodistas ciudadanos observen automáticamente los principios del periodismo tradicional, tales como atribuir sus fuentes o incluir detalles significativos que enriquecerían la cobertura.

5.1. El reto de establecer un proceso de periodismo emergente

El reto de las emisoras de radio pública es ponerse en contacto con sus miembros/radioyentes que podrían estar interesados en proporcionar información en un desastre y desarrollar en conjunto pautas y procesos para reunir y presentar información. Además, pueden explorar en conjunto maneras en que el diálogo a través de las redes sociales puede ayudar a ambas partes a trabajar juntas bajo circunstancias sumamente difíciles para crear una cobertura fidedigna e informativa que combinaría los mejores elementos del periodismo tradicional y del periodismo crowdsource. [21] Al hacer esto, el esquema estará establecido para que ocurra el “periodismo emergente” en un desastre.

El resto de este documento resumirá los principios sugeridos y las mejores prácticas para una iniciativa de periodismo emergente (si decide lanzar una en su estación), evaluará cómo usar en conjunto los varios aparatos móviles y aplicaciones de las redes sociales y distribuir información valiosa en un desastre, y considerará algunos de los problemas que deben tratarse en colaboración para que resulte en un programa eficaz.



[15] The emergent journalism concept is strongly influenced by the work of Associate Prof. Leysia Palen and her associates at the University of Colorado's EPIC Project.

[16] The distinction between a citizen journalism program and "emergent journalism" as visualized here is that the latter would try to actually synthesize the contributions of citizen and professional journalists instead of offering them as parallel sources of information.

[17] ODNI Intellipedia. The Collaboration Project.

[18] Sarah Vieweg, Amanda L. Hughes, Kate Starbird, & Leysia Palen. Oklahoma Grassfires & Red River Floods. connectivIT Lab, Technology, Media & Society Program (ATLAS) Computer Science Department University of Colorado, Boulder CO. Proceedings of the 28th international conference on Human factors in computing systems, 2010.

[19] Leysia Palen. Online Social Media in Crisis Events. EDUCAUSE Quarterly, vol. 31, no. 3 (July–September 2008)

[20] Vieweg, Hughes, Starbird & Palen, op. cit.

[21] Crowdsourcing refers to the practice of inviting the public to perform a task (such as news gathering) normally done by employees and/or trained specialists.


Anterior     Siguiente
Capítulo 4. Aparatos y aplicaciones de las redes sociales para desastres  Inicio  Capítulo 6. El proceso del periodismo emergente